Chipre y el relato ficticio de su rescate

Después de vender las bondades del rescate de la economía de Chipre, dirigida a evitar la quiebra del país, se abre paso la realidad. El “habrá momentos difíciles por delante para los chipriotas” con el que Olli Rehn valoró el acuerdo alcanzado entre el Gobierno de la isla y la Troika comienza a tomar forma: según un análisis de SG, la economía chipriota sufrirá una caída del PIB un 20% hasta 2017.

Este dato, por sí solo, debería conducir a que los medios de comunicación europeos renunciaran a titulares que difunden la idea de que el Eurogrupo ha salvado a la isla o que el rescate, en estos términos, era la única opción posible sin entrar a valorar que ha habido un salto cualitativo:

  • A pesar de la garantía de los depósitos inferiores a 100.000 euros, se ha rubricado el compromiso verbal de proteger a los depositantes a toda costa (con medidas de castigo indirectas como los afectados de las preferentes en España pueden glosar o con acuerdos que inciden en la devaluación del Estado de bienestar y de las condiciones salariales de los trabajadores de los países rescatados)
  • Se difunde la tesis de que, en lo sucesivo, los ciudadanos también pagarán directamente por los desmanes del sistema financiero de sus respectivos países, retomando cierta renacionalización económica -limitado a las pérdidas- con la vinculación directa entre Gobiernos, empresas privadas afinacadas en un Estado y ciudadanos.

En esta línea cobra sentido una polémica desatada durante la tarde del lunes por el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que,  en declaraciones a Financial Times y la agencia Reuters, conifrmó que la reestructuración de los bancos chipriotas debería ser vista como un modelo para la zona euro.

Horas después, y tras el batacazo de las Bolsas europeas -el Ibex cerró con una caída del 2.2%-, un portavoz del Eugrupo tuvo que salir a puntualizar lo dicho por Dijsselbloem ypara señalar que el rescate de Chipre es “una solución única” y no  un “patrón” para futuras intervenciones en bancos con problemas: “Quiero subrayar que Dijsselbloem no dijo nada sobre patrones en la entrevista; si acaso, subrayó en su rueda de prensa ayer que era una solución única”. Es decir, los periodistas que entrevistaron al presidente del Eurogrupo, que sigue acumulando muescas en la nefasta gestión de la crisis chipriota, entendieron mal lo que quiso decir Dijsselbloem.

Ya era tarde. Los medios se vieron obligados a moverse de la posición de euforia de comienzos del día y comenzar a plantear los efectos que el plan de rescate aprobado por la Troika y Nicosia supondrá para el 1.1 millón de habitantes de la isla mediterránea, símbolo de las dificultades de la construcción europea y de su renuncia, al menos por el momento, al avance de la comunidad política.

deuda_chipre-400Si tenemos en cuenta los efectos que esos datos están teniendo en otras economías rescatadas, el rescate de Chipre se traducirá en un aumento de la tasa de desempleo, en mayor déficit público y, en la línea de lo ocurrido durante los últimos años, en un incremento de la deuda pública y en la estabilización de la deuda privada (que rondaría los 300.000 millones, según datos de 2011 citados por The Economist)

Recordemos que en 2008, la deuda pública de Chipre llegaba al 48,90% del PIB, dato que pasó al 71.10% en 2011. Si tenemos en cuenta que en 2012 impactaron las medidas en relación a la quita de los depósitos griegos y que Chipre afrontó la situación con una recesión más profunda, no es descabellado pensar que la deuda del país puede ascender a los casi 18.000 millones de euros que supone su PIB.

En su primera valoración del acuerdo alcanzado en la madrugada del domingo, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, admitió que la reestructuración del sector financiero provocará un “shock económico”, por lo que pidió-  al resto de Estados miembros que inviertan en la isla para facilitar la recuperación:  “Pido a Chipre mostrar unidad y responsabilidad y en la aplicación de los acuerdos alcanzados y pido a todos los Estados miembros de la UE que muestren solidaridad con un país que se enfrenta a retos extraordinarios”, señaló.

Las primera señales del shock pueden llegar hoy, cuando está previsto que abran sus puertas las entidades bancarias (excepto el Laiki Bank y el Banco de Chipre, que lo harán el próximo jueves), poniendo fin al corralito financiero parcial que rige en el país desde el 16 de marzo y que provocó que, en los últimos días, el límite de extracción en los cajeros de las entidades fuera de sólo 100 euros. Tras conocerse la noticia, decenas de ciudadanos comenzaron a hacer cola para realizar gestiones en cuanto se levanten las restricciones bancarias.

En cuanto a la reacción del resto de formaciones chipriotas, se difunde la aceptación del acuerdo como un mal menor ante la posibilidad de la quiebra económica del país, con críticas hacia la posición del Parlamento en torno a su negativa a aprobar el primer plan de rescate pactado por el Eurogrupo y el Gobierno chipriota. El titular de Interior, por ejemplo, aseguró: “Hemos logrado lo mejor posible dentro del peor de los escenarios. El ‘no’ del Parlamento fue un error. Todo se ha hecho más difícil”. Mientras, desde el partido socialdemócrata DIKO se intenta apuntar a una inyección de moral ante el futuro, con referencias a la explotación del yacimiento de gas hallado en el sur de la isla y que, aunque no se publicite en exceso, forma parte del plan: “Lo difícil empieza hoy y es a partir de hoy cuando debemos demostrar que somos capaces de sacar lo mejor de nosotros”.

Las reacciones de los mandatarios europeos confirma que se ha validado la idea de que el sistema bancario de Chipre merece este castigo, que se extrapola al resto de la economía -centrada en la construcción y, a partir del estallido de su burbuja inmobiliaria, en la difusión de servicios financieros- y a la sociedad.

Se institucionaliza el castigo al país en su conjunto por un modelo de negocio basado en atraer fondos procedentes de sociedades holding, en ocasiones de inversores que demandan, ante todo, opacidad, que se beneficiado, durante una década, de altos tipos de interés (de hasta el 10%), por impuestos de sociedades en torno al 10% y, en general, por la decisión de las autoridades -chipriotas y europeas- de no realizar preguntas sobre el origen del dinero que llegaba a la isla y que entraba en el lavadero de la economía comunitaria.

ListaPaisesSecretoBancarioSin embargo, y a pesar de lo que pueda parecer, el caso de Chipre no es el único, ni siquiera en la UE. En esta línea, rescatamos la lista de países según la opacidad de sus respectivos sistemas financieros. El documento es de 2011, y ha habido desde entonces algunos cambios para ganar en transparencia (como en el caso de Suiza) pero nos sirve para glosar las mentiras del discurso oficial

De acuerdo con la lista publicada, aparecen gratas sorpresas en cuanto al lugar que ocupa cada país, con hechos notables como que Chipre ocupaba este año la posición 20, superado por Estados como Luxemburgo, Alemania, Reino Unido, Bélgica y Austria [Ver información que acompaña el cuadro siguiente enlace: http://cort.as/3lx3], Estados que han jugado un papel importante en la defensa de aplicar la mano dura como correctivo hacia un modelo de negocio.

De manera reiterada, e interesada, se ha difundido así la idea de que Chipre tiene un estatus de paraíso fiscal en el seno de la zona euro, interpretación que ignora, conscientemente, la base de economías como la de Luxemburgo o Bélgica, por no hablar de la opacidad en las finanzas que supone el sistema bancario suizo o de la existencia de estructuras como las de Andorra, Gibraltar o Lichtenstein en el corazón del continente. Se opta así por la confusión entre dos figuras:

  • La del paraíso fiscal, que abarca a países que eximen del pago de impuestos a los inversores extranjeros que mantienen cuentas bancarias o constituyen sociedades en su territorio, de manera que conviven dos sistemas fiscales: el de los ciudadanos y empresas residentes en el país -que pagan impuestos- y las inversion extranjeras, con fuertes rebajas n la carga fiscal (en la mayoría de los casos total)
  • Las sociedades offshore, que son empresas que se caracterizan por estar registradas en un país -en muchas ocasiones, paraísos fiscales-, en el que no realizan ninguna actividad económica o comercial y que se benefician de exenciones fiscales.

Si nos fijamos en los países en los que hay asentadas sociedades de offshore, y lo comparamos con la lista anteriormente citada, concluiremos que las cosas no son tan sencillas como la Troika y sus terminales mediáticas han intentado difundir para justificar el castigo necesario a un país por prácticas que no sólo se han tolerado, sino que se parecen, en su raíz, a las que ejecutan otros Estados miembros, con la única diferencia de su diversificación [Ver lista en la web www.paraisosfiscalesinfo: http://cort.as/3lxg]

Offshore

About these ads

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Chipre, UE. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Chipre y el relato ficticio de su rescate

  1. Pingback: Chipre y el relato ficticio de su rescate | Opinión y noticias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s